La Ley de plurilingüismo

Ante el bloqueo a que se sometió el Decreto 9/2017 en el TSJCV, con su suspensión cautelar, por los numerosos recursos (entre ellos el nuestro conjuntamente con Concapa y Covapa) los miembros del gobierno valenciano han decidido saltárselo de la manera más autoritaria posible, sin esperar a la sentencia que tenía muchísimas posibilidades de ser contraria a los intereses de imposición y chantaje de dicho gobierno, y aprobar en las Cortes valencianas la Ley de Plurilingüismo.

Dicha Ley es incluso más radical que el ya derogado decreto, pero han tenido mucho cuidado en su redacción y en su tramitación, para evitar un nuevo aluvión de recursos. Y mucha más prisa. Ya han comenzado a aplicarlo ya en el curso académico 2018/2019.

Puedes ver la ley de plurilingüismo en este ENLACE.

En el reducidísimo plazo de propuestas y alegaciones, nuestra asociación presentó una larga lista de propuestas, a las que no se ha contestado (como ya hicieran con el Decreto 9/2017 durante su tramitación).

Es un nuevo intento de eliminar el derecho de los padres a elegir la lengua vehicular en la que quieren que estudien sus hijos.

Se nos pretende engañar con el estricto cumplimiento del supuesto mínimo legal (establecido por diversas sentencias aplicables a Cataluña, pero en ningún caso a la Comunidad Valenciana) del 25% en castellano, puesto que, junto con el 25% mínimo de valenciano y el 15-25% máximo de inglés, suma un 75%. El 25% restante está claro que lo van a tratar de impartir también en valenciano. Y teniendo en cuenta que con los maestros actuales (más preocupados por conseguir el nivel de valenciano para no perder su trabajo que por aprender inglés) es prácticamente imposible pasar del 15% de inglés. Eso lleva el porcentaje de valenciano hasta un preocupante 60% (el equivalente al nivel Avanzado 1, que era el que más valenciano tenía en el derogado decreto).

La decisión de dichos porcentajes queda en manos de los Consejos Escolares, cuya composición ya se ha encargado la Conselleria de ir manipulando, para poder conseguir los porcentajes con capacidad de decisión:

  • la Dirección del centro la nombra Conselleria
  • los maestros sin valenciano han sido debidamente despedidos, para incorporar a otros con su requisito lingüístico y que son en gran número valencianohablantes, venidos incluso de otras provincias para sustituir a los castellanohablantes, aunque no tuvieran la formación profesional idónea para el puesto
  • las AMPAS afines a la imposición lingüística han recibido numerosas subvenciones para hacer campañas y conseguir los puestos del Consejo Escolar
  • el personal laboral depende de la Dirección del centro, y no van a morder la mano que les da de comer, más teniendo en cuenta que les afecta poco o nada que los alumnos estudien en castellano o en valenciano.

Se elimina la doble linea en un mismo centro, y se incluye en la disposición adicional quinta que si había linea en valenciano (PPEV), no se podrá reducir el número de horas en dicha lengua. Por lo que en la práctica, todos los centros con doble línea iran directamente al “todo en valenciano”

Se fomenta que se amplíen las horas en valenciano (recogido de forma expresa en dicha ley). Y eso ya hemos visto este año que ha significado presiones por parte de Conselleria en las asignaciones presupuestarias, en la concesión o retirada de conciertos.

Finalmente, se ha aplicado en más de 200 centros de infantil el denominado “programa experimental”. Una puerta de atrás de la que nadie se quiso dar cuenta, y gracias a la cual, se han saltado su propia ley, aprobando programas lingüísticos de centro con cero horas de español en todos los cursos de infantil.

Puedes ver un pequeño resumen de la situación actual en el siguiente video.

Idiomas y Educación