La ley rodillo de imposición del valenciano todavía se puede aplicar con mayor ensañamiento.

Algunos centros se saltan la ley

Hay centros en la Comunidad Valenciana que comulgan con la imposición lingüística de Marzá, e incluso no les basta con la ley rodillo, que se les queda  corta. Es el caso del CEIP Jaume I de Paiporta, al aplicarla de manera sangrienta, todavía con más saña, al aprobar que todas las troncales no lingüísticas se impartan en valenciano. La Ampa de ese centro está afiliada a la Federación de Ampas FAPA Valencia, de la Confederación Gonzalo Anaya, y presenta en su web el Proyecto Lingüístico de Centro (PLC), aprobado por el CEIP Jaume I de Paiporta.

 

LINK al Programa Lingüístico de Centros aprobado en el CEIP Jaume I de Paiporta y publicado en la web de su Ampa

Lo que se está vulnerando de la nueva ley es el artículo 6.3.a, que dice que: 

6.3.a) El tiempo mínimo destinado a los contenidos curriculares en cada una de las lenguas oficiales, en el conjunto de la escolaridad obligatoria, debe ser del 25 % de las horas efectivamente lectivas. Debiéndose impartir en cada una de las lenguas oficiales la materia o la asignatura correspondiente a su aprendizaje y al mismo tiempo, como mínimo, otra área, materia o asignatura no lingüística curricular de carácter troncal o análogo. https://www.dogv.gva.es/datos/2018/02/22/pdf/2018_1773.pdf 

En la Comunidad Valenciana no hay materias análogas a las troncales. Estas materias permiten garantizar conocimientos y competencias esenciales de forma común en todo el Estado. El Gobierno fija sus contenidos, los criterios de evaluación y también los estándares de aprendizaje. En ellas se exige un horario mínimo del 50 %, que puede ser ampliado por las comunidades autónomas, pero no reducido. La nueva ley rodillo de imposición del valenciano, la 4/2018 aprobada hace dos meses, deja claro que al menos una troncal no lingüística debe respertarse en cada lengua (castellano o valenciano).

En la sentencia que el Tribunal Constitucional anulaba la via Wert, que permitía a los padres escolarizar a sus hijos en castellano si la oferta educativa no ofrecía una escolarización con al menos un 25 % de castellano, también concluía con que compete al Gobierno el fijar «las llamadas enseñanzas mínimas», así como que corresponde al Estado velar por el respeto de los derechos lingüísticos en el sistema educativo, función puede desplegarse con las competencias que constitucionalmente le están reservadas.

Las materias troncales y las enseñanzas mínimas es un aspecto que está pendiente de concretar para que el gobierno central garantice el derecho de padres y niños a estudiar en castellano, pero mientras no llegue la futura ley estatal que condicione estos aspectos para que nuestros hijos tengan derechos, deberá respetarse la legislación vigente. La ley Marzá de plurilingüismo inversivo, o también llamada ley rodillo de imposición del valenciano, garantiza al menos una troncal no lingüística en castellano, aspecto que no se respeta en ese centro y probablemente en otros muchos centros de esta comunidad. 

Las materias troncales y sus periodos lectivos , según el decreto de currículo de julio de 2017, cuenta con flexibilidad, y puede alcanzar los siguientes mínimos y máximos horarios (se incluyen troncales lingüísticas y no lingüísticas): 

El cuadro anterior procede de un post elaborado por Idiomas y Educación de octubre de 2017, donde presentamos información sobre tiempos asignados a cada materia, clasificadas por bloques: http://www.idiomasyeducacion.es/comprueba-el-plc-del-decreto-2012-en-tu-colegio

La Ampa de ese centro está afiliada a la FAPA-València, de la Confederación Gonzalo Anaya. Esta entidad forma parte del triángulo de fuego que acompaña a Marzá en la imposición lingüística, junto a sindicato STEPV y la asociación Escola Valenciana, aunque en este caso es el propio centro, a través de su Consejo Escolar, el que ha aprobado un Proyecto Lingüístico de Centro que es ilegal, con las tres troncales no lingüísticas del primer ciclo de primaria en valenciano. Las troncales no lingüistticas son: matemáticas, ciencias naturales y ciencias sociales.

En esta comunidad hay muchas ciudades en donde sus habitantes solo quieren dirigir la educación de sus hijos para mejorar su futuro, es decir, orientada a la nueva economía del siglo XXI y a las lenguas globales, como el español y el inglés. Sin embargo muchos centros, con el apoyo de asociaciones de padres como las de la Confederación Gonzalo Anaya, compuesta por las Federaciones FAPA-València, FAPA Penyagolosa de Castellón y FAPA Enric Valor de Alicante, entidades que ahora solicitan que las Ampa puedan pedir ayudas para el fomento del valenciano, es decir, desean imponer el valenciano en un grado todavía superior a la ley rodillo.

Idiomas y Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *