Los alumnos de Alfaz del Pi y La Nucía no podrán estudiar en castellano

A partir del próximo curso los padres de los alumnos de Alfaz del Pi y La Nucía tendrán que escolarizar a sus hijos en otro municipio o en un centro privado o concertado, para que puedan estudiar en castellano.

Ese es el resultado de la aplicación del nuevo decreto, mal llamado de “plurilingüismo”, que ha aprobado el Gobierno Valenciano a propuesta de la Consellería de Educación, dirigida por Vicent Marzà, Conseller del grupo político COMPROMíS, y que será de aplicación en la etapa infantil desde el próximo curso escolar, y en los sucesivos cursos en primaria, tanto en los colegios públicos como en los concertados.

Hasta ahora, con el decreto 127/2012 por el que se regula el plurilingüismo en la enseñanza no universitaria en la Comunidad Valenciana, existía la posibilidad de que en un mismo centro coexistieran dos líneas de enseñanza, llamadas PPEV y PPEC (Programa Plurilingüe de Enseñanza en Valenciano o Castellano) permitiendo a los padres elegir para sus hijos cualesquiera de ambas líneas. Con el nuevo decreto esta posibilidad se esfuma, ya que la Consellería obliga a los colegios a imponer una única línea de enseñanza para todo el centro.

El nuevo decreto prevé 6 niveles, que, en función de la cantidad de horas en valenciano, de menos a más, los llama BASICOS 1 y 2, INTERMIDIOS 1 y 2, y AVANZANDOS 1 y 2. En realidad se trata de un decreto discriminatorio, con trampas y chantajes. Es tramposo porque en el fondo lo que pretende de forma encubierta es la inmersión lingüística en valenciano, pues no permite elegir niveles con menos valenciano del que ya existe en el programa actual, es decir, desde cada centro siempre hay que elegir un nivel con igual cantidad de valenciano o superior; porque el nivel Básico 1 solamente es de aplicación en los municipios castellanohablantes exentos de valenciano; porque el nivel avanzado 2, que es el que más inglés ofrece, no está en disposición de ser elegido ya que, según ha confirmado la propia Consellería, no hay suficientes profesores formados en inglés; porque es dinámico, pretendiendo subidas de nivel cada cierto tiempo hasta alcanzar el avanzado, pero no prevé retroceso de nivel,  por lo que al final sobrará niveles en el decreto; y sobre todo es tramposo porque, como ya han denunciado públicamente varios centros, el sistema informático de la Consellería bloquea mediante un filtro la posibilidad de elegir el nivel básico.

Además, es discriminatorio porque impide a los padres participar en la elección de la lengua de enseñanza para sus hijos. Utiliza el inglés como “chantaje lingüístico”, ya que para recibir más horas en inglés hay que optar por los niveles avanzados con más valenciano, y sólo estos alumnos recibirán los certificados de inglés y de valenciano, discriminando a los alumnos con lengua vehicular en castellano que no recibirán esos certificados.

Con esas condiciones tramposas, de chantaje y de discriminación, los consejos escolares, reunidos sin consultar la opinión de los padres, han tenido que elegir el nivel de los colegios públicos de La Nucía y de L’Afàs del Pi, y han terminado eligiendo todos el nivel AVANZADO, es decir, el nivel cuya lengua vehicular es el valenciano, en la que se impartirá la mayoría de las asignaturas, relegando al castellano y al inglés a dos asignaturas cada uno, y el resto del currículo se impartirá en valenciano.

Según la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano de 1983, los municipios de La Nucía y de L’Afàs del Pi están englobados dentro del conjunto de municipios identificados como de predominio lingüístico valenciano, ya que históricamente su población había sido mayoritariamente valencianoparlante. Sin embargo, la realidad actual dista bastante de aquella premisa. Actualmente el municipio de La Nucía, con 21.164 habitantes, está representado por 87 nacionalidades diferentes, de los cuales 9022 habitantes son de origen extranjero que suponen el 43% de la población. Por su parte, L’Afàs del Pi, presenta 101 nacionalidades diferentes entre sus 22.592 habitantes, de los cuales 12625 son de origen extranjero lo que representa el 56% de la población. Cifras que destacan el carácter cosmopolita de estos municipios, y que igualmentese ve reflejado en el conjunto del alumnado de sus colegios.

Resulta paradójico que municipios como La Nucía y L’Afàs del Pi que dedican enormes esfuerzos económicos para mantener su atractivo y su crecimiento poblacional, mediante la implantación de extraordinarias infraestructuras deportivas y culturales, la celebración de importantes eventos internacionales, el fomento de actividades de integración social e intercambio cultural, de gran riqueza gracias a las numerosas nacionalidades presentes, como la del recientemente celebrado “Día Internacional de La Nucía”, de gran éxito, por el contrario, los colegios públicos dependientes de la Consellería de Educación reman en sentido contrario al elegir el valenciano como lengua vehicular de enseñanza en todos los colegios públicos de esos municipios. La inmersión en valenciano que ofrecerán desde luego que no aportará ningún atractivo, más bien será una barrera para que las potenciales familias elijan La Nucía o L’Afàs del Pi como municipios donde asentar su residencia, en especial para las familias extranjeras, ya que sus hijos difícilmente aprenderán el castellano si no lo hablan en casa y escasamente lo practicarán en el colegio.

Es del todo absurdo que en esos municipios, situados en una importantísima zona turística, con gran afluencia de turismo tanto nacional como extranjero, donde el conocimiento del idioma inglés resulta casi imprescindible para incorporarse al mercado laboral, los padres no puedan elegir para sus hijos la enseñanza con lengua vehicular en castellano e inglés, y se vean obligados a recibirla mayoritariamente en valenciano gracias a este nefasto decreto. ¿Qué garantías de futuro laboral van a tener esos niños en esta comarca, básicamente turística, si no aprenden inglés?. Con este decreto los más beneficiados van a ser los alumnos formados en colegios privados, donde podrán elegir como lengua vehicular el inglés y el castellano, idiomas globales que multiplicarán notablemente sus posibilidades de incorporarse al mercado laboral. 

 

Desde la asociación IDIOMAS Y EDUCACIÓN, formada por padres de alumnos de colegios públicos y concertados, se está trabajando en frenar la aplicación de este decreto. Con ese objetivo se están recogiendo firmas en Change.org y se han presentado numerosas alegaciones contra el decreto ante Consellería, el Defensor del Pueblo y el Síndic de Greuges. También se han elaborado numerosos documentos informativos y aclaratorios sobre el decreto, accesibles desde la web www.idiomasyeducacion.es para que cualquiera pueda utilizarlos, y también se han realizado conferencias explicando el decreto. Incluso se han promovido concentraciones de protesta, como la del pasado 10 de marzo en Alicante que tuvo una magnífica participación. Para impugnar el decreto se ha encargado a un prestigioso gabinete de abogados la elaboración de un recurso contencioso administrativo, para cuya financiación se ha lanzado un crowdfunding mediante el cual quien quiera puede participar con una pequeña aportación, accediendo a este Link desde el cual se puede acceder a una lista de preguntas FAQ sobre este proceso de impugnación.

José R. Pastor

Miembro de la asociación Idiomas y Educación

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Artículo en Costa Blanca News (en inglés) 

Columna en All About Benidorm  (en inglés). Ver página 38 – Recuadro inferior derecha.

Artículo en el Confidendial Autonómico 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *