Y después de Cataluña… ¿Una Europa de cien banderas?

Editorial de Charlie Hebdo – 04/10/2017 – Jean-Yves Camus – Traducido por Idiomas y Educación

Los federalistas europeos buscan una Europa políticamente supranacional que tenga todos los poderes de los estados actuales. Los partidarios de la Europa étnica, a quien el nacionalista bretón Yann Fouéré llamó “La Europa de cien banderas”, están a favor del  “pequeño país”, especialmente de las regiones habitadas por plena soberanía. La independencia catalana es solo un síntoma de un fenómeno que está más extendido de lo que se cree en Europa, el de la renovación de identidades desprovistas de encarnación estatal. La ampliación de Europa con los Balcanes se hace posible desde nuestro paso de 28 a 30 (o más), sin embargo,  la ampliación de la UE por fisión es impensable: Escocia, Flandes, e incluso El norte de Italia, algunos sueñan con eso, como en Cataluña.

¿Se trata de una utopía romántica?

La legitimidad de una larga historia como pueblo con características específicas y que a veces ha podido ser independiente en el pasado (no es el caso de Cataluña ni en un caso ni en otro) tiene como argumento la conciencia colectiva de pertenecer a la propia entidad cultural, junto con la certeza de que su región tiene un peso económico que hace recomendable su demanda de separación del estado-nación actual ¿Es esto viable? No.

Muchos de estos independentistas son gente de izquierda, viven en la modernidad, no en una cueva con sus pezuñas. Están tan integrados en la era de la globalización que ven en su identidad lingüística y, en todo caso, en la étnica, un verdadero baluarte contra la normalización del mundo y la postmodernidad. Siguen pensando en un nacionalismo exclusivista y en la forma de alcanzar la materialización de un pasado mitificado (que en el caso de Cataluña, ni siquiera existe).

Hay que tener en cuenta el pequeño peso político que un continente europeo fragmentado podría tener en la escena mundial. En resumen, la Europa de los pueblos-Estados es una utopía romántica en la que el individuo ya no es un ciudadano, sino un heredero con árbol genealógico que debe ser capaz de mantener y trasladar.

Partiendo de los movimientos paneuropeos de las ideas presentadas por Richard Coudenhove  Kalergi, a principios de los años veinte, autor para el que su influencia se ha olvidado injustamente. Él quiso construir los “Unidos Los Estados Unidos de Europa “, para competir en el poder con los Estados Unidos y la URSS. Su idea era la de una Europa altamente integrada, marcado por el deseo de construir una Europa unida para evitar una repetición de la gran masacre 14-18, que se reactivó después de 1945. Su principal principal fue que sería inevitalbe otra confrontación si Europa no superaba sus divisiones y se unía. El objetivo era asegurar de nuevo la paz perpetua en nuestro continente.

Sus ideas perdieron su alcance cuando se creó la Comunidad Económica Europea. De hecho todo ha funcionado como si el proyecto político europeo cediera gradualmente a la economía y al establecimiento de una Unión Europea cuyo objetivo principal fuera establecer un espacio del despliegue del capitalismo ultra liberal. Y, por lo tanto, como si se tratara de un gesto, los europeos adquieren una conciencia colectiva, una identidad común.

Mientras no exista un proyecto político de superar el estado-nación desde arriba, existe una fuerte tentación de desvincularse del fondo, es decir, de la prioridad dada al “Pequeño país”. Esto es lo que sucede en Cataluña y en otros lugares. Así que el debate no está entre pro-europeos y separatistas, sino entre entre aquellos que quieren  una Europa sin fronteras y los que quieren preservar el estado-nación, en donde se tienen en cuenta principalmente las libertades locales y las particularidades regionales, es decir, los idólatras de la pureza étnica. 

By Jean-Yves Camus en 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *