El mejor regalo de Reyes, centralizar la educación

Ante el asedio nacionalista de la imposición y el chantaje, no podemos permitir que la escuela pública acabe siendo el instrumento de manipulación política por excelencia.

■ Las escuelas públicas españolas son víctimas de la intervención, la manipulación y el engaño de los políticos.
■ Los profesores, contaminados por los corporativismos del requisito lingüístico a docentes.
■ Los padres, trastornados por las exigencias del requisito lingüístico a funcionarios públicos.
■ A nuestros hijos se les prohibe estudiar en su lengua materna.
■ La verdadera actividad profesional y empresarial exige y exigirá cada vez más español e inglés.

Para volver a una escuela democrática, libre y sostenida por fondos públicos es necesario centralizar la educación en el Estado… o abrirse a otros modelos de gestión de la Educación orientados a la libertad y al respeto de derechos de padres y alumnos. Un ejemplo de ello podría ser el cheque escolar, como otra opción…

En el caso del cheque escolar los costes, distribuidos en 10 meses y sin incrementar ni un euro el gasto público en España en cada nivel de enseñanza, serían:

■ 5.000 euros para escolarizar en primaria (500 €/mes)
■ 6.600 euros para escolarizar en secundaria (650 €/mes)
■ 7.500 euros para escolarizar en las enseñanzas secundarias postobligatorias (750 €/mes)
■ 9.000 euros para escolarizar en la universidad (900 €/mes)

Ante el mal momento que vive la escuela pública, el mejor regalo de reyes sería la centralización de la educación como competencia exclusiva del Estado o el cheque escolar.

¡Felices Reyes!

2 comentarios sobre “El mejor regalo de Reyes, centralizar la educación

  • el 6 enero 2018 a las 20:12
    Permalink

    El gran error de la democracia. Haber transferido la Educación a las CCAA.

    Respuesta
  • el 7 enero 2018 a las 09:30
    Permalink

    Un gran error aprovechado por los separatistas cebolludos y arcaicos para conseguir el único fin que buscan, aparte de hacer mal a España, pretenden dividirla porque les gustaría verla desintegrada totalmente. No podemos permitirlo, no me da la gana que a mis hijos les obliguen a estudiar en valenciano. Siempre les había respetado, está muy bien eso de proteger y fomentar una lengua minoritaria, tan propia como el castellano, pero han puesto la directa (se ve todos los días) y esto ya pasa de castaño a oscuro; no podemos permitirlo. Lo único que han conseguido en mí es crearme el mismo odio hacia ellos que el que tienen hacia nosotros, porque lo que hacen sólo se puede explicar desde el odio, por mucho disfraz de rescatadores de las personas, democracia, derechos sociales y bla bla bla bla que se pongan.
    Quieren guerra, la van a tener, y no porque quiera, porque ellos lo han querido.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *