Guardamar, de predominio lingüístico valenciano, nuevo centro de gravedad profesional, industrial y económico de la comarca castellana de la Vega Baja

En la nueva política de localización de oferta de Formación Profesional, el gobierno valenciano sigue un modelo de concentración de ciclos formativos en centros integrados y el municipio elegido para albergar ese centro en la Vega Baja será Guardamar, como se publica en la prensa hoy, día 31 de enero, precisamente el día en que se celebra el patrón de la Formación Profesional, San Juan Bosco. Este educador y escritor nacido en Turín en 1815 fue el  iniciador de los talleres profesionales que permitían a los jóvenes tener un trabajo y construir su futuro. Su conmemoración coincide con la fecha de anuncio de la Generalitat Valenciana sobre esta nueva política de implantación educativa, profesional e industrial. Guardamar, municipio de tamaño intermedio de población en la comarca y único de entre los 27 que forman la Vega Baja, será el referente industrial en la Vega Baja, porque lo que importa es la valencianización y la aproximación a los países catalanes. Los estudios profesionales contarán con unos Programas Lingüísticos de Centro  en valenciano, prioridad de este gobierno para el sepatarismo que restringe la lengua materna en la educación y que en este caso obligará a alumnado de la Vega Baja a estudiar los ciclos formativos con la máxima intensificación en la lengua no predominante en esa comarca.

Ver publicación en el Diario Información Vega Baja.

Ya no importa ser la capital de la comarca, porque sería Orihuela. Tampoco en ser el municipio más poblado, porque sería Torrevieja. Ni siquiera el importa el centro de gravedad de la comarca, porque sería Almoradí, o el centro geográfico de actividad industrial, ya que en ese caso sería Callosa de Segura. Ninguno de estos criterios cuenta. Lo que cuenta ahora es tener la calificación lingüística de predominio valenciano y justificar así unas enseñanzas primordialmente en valenciano, dentro de esa persecución a que nos somete el gobierno autonómico para conducirnos a deriva separatista.

Guardamar nuevo centro económico de la Vega Baja.
Licencia CC | Montxo Vicente i Sempere |

En la importante comarca de la Vega Baja, con más de 350.000 habitantes y un dinamismo económico radiante en agricultura, industria y turismo, solo un municipio de entre los 27 con que cuenta la zona tiene la designación de predominio valenciano: Guardamar, y parece ser éste el motivo que permitirá transformará la geografía económica e industrial de la zona.

Fue Joan Lerma (PSOE) el que aprobó en 1983 la nefasta ley de uso del valenciano, que calificaba a los municipios según el predominio valenciano o castellano. Tenía segundas intenciones, porque ya preveía la imposición lingüística y la deriva separatista. Por poner un mero ejemplo, a la ciudad de Alicante le tocó estar en la lista de ciudades con predominio valenciano a pesar de ser una ciudad tradicionalmente castellana y en donde el valenciano no lo hablaba, ni lo habla, el 10 % de sus habitantes.

El propio Lerma poco después, acabó con la filología valenciana en la universidad, para transformarla en filología catalana, a pesar de la evidente distinción y definición de lenguas en la Constitución.  Lerma también otorgaba en aquellos años generosas e innumerables subvenciones a entidades culturales catalanistas, para que la lengua valenciana acabara a los pies del separatismo catalán. Incluso fue Lerma el que consagró las normas catalanas del Institut d´Estudis Catalans para imponer en colegios, institutos y universidades, a través de una Academia Valenciana de la Lengua, surgida de un acuerdo político y no de una realidad cultural.

El testigo de la imposición lingüística y de la deriva separatista está ahora en manos de Ximo Puig y del conseller de Educación Vicent Marzá, que hace 3 años aprobaron la Ley 4/2018 de plurilingüismo, con segundas intenciones separatistas, mediante la cual se crea el monumental absurdo de que a un alumno de un municipio de predominio castellano, que tiene derecho a solicitar la exención de estudiar la lengua valenciana en el colegio o instituto, ahora según la Ley 4/2018 le pueden imponer materias troncales como las matemáticas o la historia en valenciano, contradicción inaudita. 

La Vega Baja, además, vive ahora momentos de tensión, ya que esa ley de imposición lingüística se aplica este año en los institutos, en toda la ESO, Bachillerato, Formación de adultos y Formación Profesional… de repente y en todos sus niveles. Según la ley debe haber, al menos, una troncal en cada lengua (valenciano y castellano) y al menos un 25 % de presencia como lengua vehicular en cada una, contando materias lingüísticas y no lingüísticas. El problema es que en Primaria han incumplido la ley, tanto con la troncal en castellano (hay centros que han puesto la religión o la Educación física), como en lo del 25 %, ya que hay centros con el 0 % de castellano argumentando que se trata de proyectos experimentales, y eso afecta a cientos de centros. Esto además, afecta principalmente a enseñanzas de Infantil. 

La polémica está servida. No solo se impone la lengua con segundas intenciones separatistas, sino que ahora también tiene condicionantes en la localización de oferta para el desarrollo económico e industrial de la zona. Guardamar, municipio de 15.000 habitantes y superado en población y actividad industrial por Torrevieja, Orihuela, Pilar de la Horadada, Almoradí, Callosa de Segura o Rojales, será el nuevo centro de gravedad de la formación profesional, que revertirá los referentes de desarrollo industrial y económico de la comarca. 

Idiomas y Educación

5 comentarios en «Guardamar, de predominio lingüístico valenciano, nuevo centro de gravedad profesional, industrial y económico de la comarca castellana de la Vega Baja»

  • el 1 febrero 2021 a las 17:06
    Enlace permanente

    Teniendo en cuenta que los estudios que implantará son estudios técnicos en acuicultura y gestión de aguas, creo que Guardamar es un referente en este campo.

    Respuesta
    • el 1 febrero 2021 a las 19:54
      Enlace permanente

      Toda la razón. Aquí hay gente que ya está conspiranoica total.

      Respuesta
    • el 1 febrero 2021 a las 22:53
      Enlace permanente

      … Y de la familia de Instalación y Mantenimiento, como el ciclo medio de Mantenimiento Electromecánico y el superior de Mecatrónica Industrial, como el de la familia Fabricación Mecánica con el ciclo de FP Básica de Fabricación y montaje, el ciclo medio de Mecanizado y el superior de Diseño en Fabricación Mecánica. Y de la familia de Energía y Agua, con magníficas instalaciones en la comarca, con el ciclo medio de Redes y Estaciones de Tratamiento de Aguas y el superior de Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica.

      Claramente el valenciano, la imposición lingüística y la deriva al separatismo es lo que cambia la estrategia y el mapa de implantación de la Formación Profesional de esa comarca.

      Respuesta
  • el 1 febrero 2021 a las 18:24
    Enlace permanente

    La Conselleria de Educación ha creado administrativamente el nuevo Centro Integrado Público de Formación Profesional (CIPFP) que se construirá en Guardamar del Segura. El nuevo centro integrado de estudios profesionales que adoptará el nombre de «La Vega Baja» será el primero de la comarca y, según la Conselleria de Educación, nace para dar respuesta a las demandas de mano de obra cualificada de la industria y del sector servicios de los municipios de su territorio, además de ofrecer formación en sectores emergentes de gran crecimiento como el de las energías renovables y el tratamiento y depuración de aguas.
    El centro ofertará 10 ciclos de las familias profesionales de Instalación y Mantenimiento, Fabricación Mecánica, Energía y Agua y de formación Marítimo Pesquera. En relación a esta última rama formativa, Educación destaca que el nuevo centro incorporará al catálogo de FP valenciana «dos nuevas titulaciones que actualmente no ofrece ningún otro centro educativo en nuestro territorio como son el ciclo medio de Cultivos Acuícolas y el de Técnico Superior en Acuicultura». Sector en el que Guardamar es puntero en la Comunidad Valenciana con la actividad de algunas de las principales empresas del país en producción de dorada y lubina en granjas marinas.
    Se trata de un primer paso para la ampliación de los estudios de la familia profesional Marítimo Pesquera, con el objetivo de empezar a extender por el territorio una formación que hasta ahora la red pública lo ofrece únicamente en el Instituto de Formación Profesional Superior Marítimo Pesquero del Mediterráneo, en el puerto de Alicante, oferta que no incluye los dos nuevos títulos que impartirá el futuro CIPFP La Vega Baja. «Después de escuchar a los centros educativos, cofradías de pescadores y empresas del sector de la pesca, la acuicultura y del transporte marítimo, consideramos que tenemos que dar respuesta a las necesidades de ocupación de este sector de forma territorializada», indicó el conseller Marzà.
    Ciclos superiores
    En cuanto a los ciclos de Energía y Agua, las mismas fuentes explican que además del grado medio de Redes y Estaciones de Tratamiento de Aguas y el superior de Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica, «incorporará por primera vez al catálogo de FP valenciana el ciclo superior de Gestión del Agua». Este último es una novedad en toda la Comunidad Valenciana y por lo que respecta a los dos anteriores actualmente en toda la provincia de Alicante «únicamente se ofrecen en la red de centros sostenidos con fondos públicos en un centro de Benidorm».
    De la familia de Instalación y Mantenimiento ofertará el ciclo medio de Mantenimiento Electromecánico y el superior de Mecatrónica Industrial. Finalmente, de Fabricación Mecánica incluirá tres ciclos: el de FP Básica de Fabricación y montaje, el ciclo medio de Mecanizado y el superior de Diseño en Fabricación Mecánica.
    Ninguno de estos ciclos, ni los de Instalación y Mantenimiento ni tampoco los de Fabricación Mecánica, según especifica Educación, se ofrecen actualmente en la red de centros educativos sostenidos con fondos públicos en la comarca de la Vega Baja a excepción de la FP Básica de Fabricación y montaje implantada en un centro educativo de Orihuela, el resto se ofrece en Elche.
    Nueva red
    El nuevo CIPFP de la Vega Baja es el primer paso de la expansión de la red de centros específicos de FP que este curso forma a cerca de 20.000 alumnos en 15 centros de la Comunidad, tres de ellos en Alicante: Elda, San Vicente del Raspeig y Alcoy (4.400 alumnos), en los que trabajan conjuntamente Educación de la Generalitat y Labora.
    Licitación a finales de 2022 o principios de 2023
    Las necesidades educativas que cubrirá el nuevo CIPFP «La Vega Baja» se basan, según la Conselleria de Educación, en «un estudio tanto de la demanda de mano de obra cualificada como de la formación continuada que precisan los sectores económicos de cada comarca».
    Una vez creado administrativamente el CIPFP de la Vega Baja, el siguiente paso, según las mismas fuentes, es la tramitación de su construcción a través del plan Edificant, en el que la Generalitat financia el proyecto y el Ayuntamiento gestiona su tramitación.
    Conselleria y Ayuntamiento de Guardamar del Segura ya están trabajando para agilizar la delegación de obras. La previsión es que en el último trimestre de 2021 se haya podido hacer también la asignación de los fondos económicos por parte de la Conselleria para que el ayuntamiento inicie el proceso de licitación de la redacción del proyecto de construcción del nuevo centro, así como las asistencias técnicas necesarias de cara a 2022 con el objetivo de que las obras de construcción se puedan licitar a finales de 2022 o principios de 2023.
    La puesta en marcha de un Centro Integrado Público de Formación Profesional de estas características había comenzado a ser planteada por otros municipios de la Vega Baja. Es el caso de Torrevieja, que hace unos meses planteó esa iniciativa con la posibilidad de transformar el IES Las Lagunas -antiguo instituto de FP- para ese objetivo junto a otras 11 actuaciones de reforma en la red de centros públicos de la ciudad, y que ha reclamado adherirse ahora al Plan Edificant: Torrevieja es una de las pocas ciudades de la Comunidad Valenciana que renunció a este programa. Fue una decisión del anterior gobierno de izquierdas.

    Respuesta
  • el 1 febrero 2021 a las 22:54
    Enlace permanente

    Claramente el valenciano, la imposición lingüística y la deriva al separatismo es lo que cambia la estrategia y el mapa de implantación de la Formación Profesional de esa comarca.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.